Adiós, Azpiri

Este fin de semana se nos fue un gran artista español que marcó a toda una generación, y seguramente a las siguientes hasta cierto punto, con sus portadas de videojuegos para Spectrum e historietas de fantasía, ciencia ficción y erotismo.

En mi caso, nacido en el 84, que llegue algo más tarde al tema de los videojuegos que varios de mis amigos y conocidos en el gremio (allá por el 93 con una clonica de la NES y su cartucho de 100 en 1 como mi puerta de entrada a esto de los videojuegos), creo recordar, sin equivocarme, que conocí la obra de Azpiri por las paginas de Mot que publicaban en el semanal infantil Pequeño País (y que seguramente conserve varios numeros de en casa de mi madre).

Pasando el tiempo, y seguramente de ver revistas de videojuegos de por entonces, empece a conocer las famosas portadas de videojuegos que Azpiri hizo en los 80 y principios de los 90, la inmensa mayoría para juegos de Spectrum (recordar que yo no llegue a tener el Spectrum ni amigos ni primos ni nadie que lo tuvieran entonces), y quede enamorado de su arte. Siempre me gusto su trazo y ese toque único que le daba a cada portada.

Sueños, portadas de juegos de Spectrum, Tape Covers y más allá...

A principios de 2010, me compre en una visita fugaz al Fnac de Callao, un libro llamado Sueños, un recopilatorio de pequeñas historias independientes, a modo de novela gráfica, dibujadas por Azpiri con ambientación de ciencia ficción y/o fantasía. Yo hasta entonces desconocía que Azpiri seguía en la actualidad realizando trabajos nuevos y desligados con los juegos (esto ultimo sin contar con Mot anteriormente, claro). Para mi fue una grata sorpresa y una compra obligada en cuanto lo vi en la estantería. Si no me falla la memoria, ese mismo año, en el RetroMadrid, me hice también con el libro de portadas y diseños de juegos españoles de Spectrum.

Ya en el RetroMadrid de 2014 tuve la ocasión de que el propio Azpiri me dedicara ambos libros, uno de ellos con dibujo incluido. Verle dibujar la figura femenina que dejo inmortalizada en la pagina del libro fue una experiencia increíble (¡yo solo esperaba una simple dedicatoria escrita!):

También pude hacerme con las laminas del Tape Covers 1 y 2, que aun tengo pendiente de enmarcar varias de una selección de las laminas para decorar la casa.

A día de hoy, he ido descubriendo alguna obra más de Azpiri fuera del ámbito de los juegos (creo que hay una secuela de Sueños y algún libro más de corte similar). Tengo pendiente hacerme con ellas cuando las vea por Fnac o sitios especializados para seguir completando la colección poco a poco.

En fin, poco más que pueda añadir por mi parte a este texto a modo de homenaje. Descansa en paz, Azpiri.

Deja un comentario